El debate entre fotografía con teléfonos móviles y fotografía con cámara réflex

Todos los ámbitos de la vida tienen distintas variantes (ello es así, por ejemplo, en los servicios de cerrajería en Rivas Vaciamadrid) y, por supuesto, el ámbito de la fotografía no supone ninguna excepción y dos de las variantes que están en más rabiosa actualidad son las de la fotografía realizada con smartphones y la fotografía desarrollada con cámaras “convencionales” (especialmente con de las denominadas réflex, aunque cada vez más con las denominadas y en auge como son las “sin espejo” o incluso con compactas de distinto calibre)

Hasta hace tan sólo unos pocos años estaba claro que ningún dispositivo móvil, por avanzado y costoso que este fuese, pudiese alcanzar en calidad a las cámaras específicamente pensadas para realizar fotografía. Con el paso de los años está diferencia se ha ido reduciendo y, en la actualidad, puede decirse que existen cámaras de teléfonos móviles que hacen fotografías de calidad igual o superior a algunas muy buenas cámaras y que pueden ofrecer prestaciones similares a cámaras de rango avanzado.

Se dice que para gustos colores y todas las opciones son buenas (como buenos son los servicios de los cerrajeros en Villaviciosa de Odón), y no resulta el objetivo ni el objetivo de este artículo tomar partido por un u otro tipo de cámaras ni entrar en la polémica de si los dispositivos móviles ya han superado o están cerca de superar a las cámaras dedicadas o si por el contrario (como defienden los más puristas) una cámara dedicada siempre será mejor que un teléfono móvil haciendo fotos, de lo que se trata es de reflejar la realidad.

Y la realidad nos dice que, aún, las cámaras fotográficas dedicadas pueden ofrecer prestaciones que un smartphone no puede alcanzar (especialmente en fotografía nocturna y en fotografía especializada de distinto tipo) pero para el común de los mortales cada vez más la fotografía con smartphones cubre sobradamente sus necesidades y la entrada de la IA y de otros sistemas hará que la brecha siga reduciéndose y quien sabe si cerrándose para siempre del todo.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.