La complejidad de un proceso de internacionalización

El proceso de internacionalización se trata básicamente de colocar en un mercado foráneo o más allá de las propias fronteras, los productos o servicios en términos de rentabilidad y de posicionar una marca determinada.

Cada empresa maneja y vive el proceso de manera diferente, ya que esto lo determina diferentes factores, que vienen dados de acuerdo a las características de cada empresa y cada país.

Todos estos procesos han venido impulsados a raíz de la globalización, ya que los empresarios se han visto en la necesidad de exportar sus productos o servicios con el fin de proteger muchas veces su patrimonio, expandiendo la comercialización a diferentes países, convirtiéndose así en líderes de mercados emergentes y marcando un hito en cuanto al proceso de internacionalización de sus marcas.

Donde existan las condiciones jurídicas, económicas, y financieras, la internacionalización se ha convertido en una fase más del desarrollo económico de un país.

Para llevar a cabo un proceso de internacionalización en las mejores condiciones de éxito asegurado, se requieren de profesionales capacitados en diferentes áreas, que puedan apalancar el proceso. Estos profesionales normalmente están compuestos por abogados en derecho mercantil, traductores e intérpretes, contadores, economistas, entre otros.

Las empresas más que exportar bienes o servicios a la larga el objetivo es exportar capital, con el fin de convertirse en una empresa multinacional, y así también se transforma internamente, ya que adquieres capacidades, se diversifica, reduce los riesgos y se proyecta a un futuro en un mercado donde le resulta más eficiente la comercialización de sus productos o servicios, pueda establecer y asegurar la marca de su empresa y donde la rentabilidad sea la máxima de su negocio.

¿Cuáles serían los factores estratégicos para que un proceso de internacionalización pueda llevarse a cabo de manera eficiente?

1.-Crear un equipo multidisciplinario para lograr que el proceso sea eficaz y exitoso: contar con los profesionales capacitados para lograr cohesionar y realizar un plan de negocios y llevarlo a cabo, requiere de personal calificado y con experiencia en cada área. Tener un líder de proyecto que sea capaz de coordinar y llevar a cabo la gestión de manera eficiente, planificada y organizada, junto con abogados en diferentes áreas, traductores e intérpretes, si es el caso.

2.-La asociación estratégica con personal especializado en el país destino: uno de los elementos claves en el proceso de internacionalización para que resulta exitoso, es la asociación estratégica en el país destino con los profesionales espejo, es decir el equipo conformado por profesionales del país base, debe contar con un apoyo en el país destino, ya que este equipo en primera instancia desconoce los aspectos legales, tributarios, contables, laborales, etc., del país de llegada. Tener abogados en derecho mercantil, un abogado en derecho tributario, contador, administrador y economista que manejen y conozcan las leyes, normas, prácticas, riesgos, debilidades que pudieran presentarse en la puesta en marcha de la empresa en el país destino. Analizar los aspectos y riesgos jurídicos más relevantes es imprescindible para garantizar y posicionarse y comercializar en un mercado foráneo.

3.-Analizar y estudiar todas las opciones que pudieran existir en el proceso de internacionalización: todo empresario que desea replicar su negocio en un país diferente, debe estudiar todas las opciones, en cuanto a la constitución de la empresa en el país destino junto con los abogados en derecho mercantil, y elaborar un flujograma de información que sea capaz de cumplirse y llevarse a cabo, como son por ejemplo, los documentos legales, los poderes, las actas, la inscripción ante organismos del estado, la documentación necesaria para importar y exportar. El equipo multidisciplinario, debe ser capaz de anticipar las consecuencias, los riesgos, y las debilidades en el desarrollo del plan de accion.

4.-Planificacion del tiempo: por tratarse de un proceso de mucha complejidad y con muchos detalles que atender, la planificación del tiempo de cada proceso es fundamental, hoy día, gracias a la tecnología existen aplicaciones para llevar un control de cada evento y lograr un avance de manera satisfactoria, hay que medir el tiempo que se requiere para conocer la competencia, los clientes, el personal, los tiempos de pago de impuestos, tiempo para aprender de los proveedores, tiempo para consolidar las acciones estratégicas, tiempo para empezar a generar rentabilidad en el negocio, tiempo para conocer a los socios estratégicos, para corregir los errores. En fin como se puede observar el tiempo puede convertirse en un aliado o en un perturbador para cumplir con los objetivos propuestos.

5.-Asegurarse que en el país de llegada se garantice seguridad jurídica: uno de los elementos que se deben tener presentes en el proceso de internacionalización es la seguridad jurídica, en el país de llegada, ya que esto no garantizara nunca los beneficios que se esperan en el proyecto y siempre existirá un riesgo de pérdida, bien sea por intervención o expropiación en un momento determinado. Los entornos carentes de la más mínima seguridad jurídica son normalmente incompatibles con una ordenada internacionalización empresarial, el obsesivo intervencionismo y exhaustivas regulaciones, frecuentemente produce un deterioro de la capacidad del empresario para maximizar sus beneficios.

6.- Establecer una sólida posición de liderazgo local: que permita trazar una estrategia de largo plazo y amortizar errores mientras la organización traza la imprescindible curva de aprendizaje. No se puede perder de vista el objetivo principal debe ser, en última instancia, hacer bien fuera lo que a uno le distingue positivamente en su propio mercado y que cualquier intento de destacar utilizando fórmulas nuevas o desconocidas en mercados extraños será muy difícil que culmine con éxito.

Todo proyecto de internacionalización que tenga solidez cuenta:

  • Con un equipo multidisciplinario, donde los abogados en derecho mercantil deben realizar en equipo un trabajo legal impecable para poder establecer sin ningún tipo de impedimento las bases del proyecto.
  • Tener una posición de liderazgo local en relación con el producto, servicio o marca que pretender comercializar en el país de llegada.
  • Contar con suficiente elementos para sentar las bases del plan de negocio, para desarrollarse, la puesta en marcha y aprender del mercado local.
  • Conocer la misión, visión y objetivos de la empresa, basadas en su mercado local, para poder penetrar el mercado objetivo en el país de llegada.
  • Orientarse a mercados con un grado mínimo, si bien no excesivo, de seguridad jurídica.

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.