Una enfermedad silenciosa: La Enfermedad de Lyme

La salud es uno de los aspectos más importantes en la vida de todo ser vivo, los expertos de Biosalud en La Crónica del Pajarito muestran que los nuevos métodos médicos pueden mejorar la vida de las personas pero, ¿qué ocurre cuando el mal es silencioso?

Existen enfermedades cuyos síntomas se presentan después de mucho tiempo, lo que dificulta su diagnóstico inmediato, atentando contra la salud de quien la padece. Este es el caso de la Enfermedad de Lyme, la cual tiene tratamiento, pero diagnosticarla sumamente difícil en la mayoría de los casos.

La garrapata del ciervo o “Ixodes scapularis”, transmite con su mordedura esta enfermedad, la cual posee tres fases, siendo la última la más crítica, pero sus síntomas graves se pueden presentar años después de la mordedura.

Fase Crónica: ¿Es posible tratarla?

Incluso en su fase tardía, existe el tratamiento para Lyme Crónico, que se da cuando ya la enfermedad está avanzada. Durante esta etapa, se empieza a padecer de artritis, dolor constante, problemas cardiacos o trastornos de humor. Pero no empieza aquí, sigue leyendo para conocer más.

En primer lugar, la enfermedad de Lyme es causada originalmente por la bacteria espiroqueta “Borrelia burgdorferi”. Esta habita en insectos y ácaros portadores que previamente mordieron a un animal infectado. Por ella la enfermedad también recibe el nombre de “Borreliosis”.

Cuando la garrapata portadora muerde a una persona, se tiene un lapso de 36 horas para retirarla, sino, la bacteria pasa al torrente sanguíneo y se contrae la enfermedad. De ser ese el caso, el primer síntoma, el enrojecimiento en la zona afectada, empieza a aparecer varios días después de la mordedura.

Si se diagnostica con este primer síntoma, se aplican antibióticos que erradican la bacteria. Si la enfermedad sigue avanzando, el afectado sufrirá de fiebre, fatiga y dolor de cabeza, iniciando la segunda fase semanas después de la aparición del primer síntoma.

Los síntomas más graves empiezan en la tercera fase, sin embargo, aún es posible remediarlo con antibióticos y antiinflamatorios bajo supervisión médica. Por ejemplo, la amoxicilina se emplea para tratar la artritis. En algunos casos, esta persiste a pesar de haber acabado con la bacteria.

La Importancia de Prevenir

Aunque la enfermedad pueda tratarse en cada una de las fases, la verdad es que ésta atenta contra la calidad de vida de las personas al afectar considerablemente su salud. Además, llegar a un diagnóstico certero puede tardar años, lo mismo que tarden en presentarse los peores síntomas.

Por este motivo, es mejor prevenir la enfermedad que esperar al tratamiento para Lyme Crónico. Si vives en zonas boscosas o cerca de ellas, trabajas en exteriores o con animales, hay varias recomendaciones que puedes tomar.

Se recomienda usar repelente para insectos, estar al pendiente del control de plagas, cuidar la higiene de tus mascotas, revisar con frecuencia la ropa, cubrirse al estar cerca de abundante vegetación y estar alerta de cualquier comezón, salpullido o enrojecimiento, mantener cuidado puede marcar una diferencia.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.